Las 5 etapas del perdón radical

Las 5 etapas del perdón radical

Perdonar lo que aún no has perdonado es algo que sólo tú necesitas, no la persona a la que no perdonas. El resentimiento te hace daño sólo a ti y quizás a los demás también, pero principalmente está en tu interior y es sólo para ti y tu mayor sufrimiento. En este post te propongo una herramienta increíblemente sencilla y a la vez muy liberadora. Se trata de las 5 etapas del perdón radical,  del libro de Colin Tipping que podrás encontrar en el siguiente enlace:  “El perdón radical” de Colin Tipping.

“El que no perdona se ve obligado a juzgar, pues tiene que justificar el no haber perdonado. Pero aquel que ha de perdonarse a sí mismo debe aprender a darle la bienvenida a la verdad exactamente como ésta es.”

Un Curso de Milagros.

Extracto del libro “El perdón radical” de Colin Tipping:

Cada vez que alguien nos irrite, hemos de reconocerlo como una oportunidad de perdonar. La persona que nos enoja quizá esté sintonizando con algo en nuestro interior que necesite sanar.  Podemos elegir verlo como un regalo si nos ocupamos de cambiar nuestra percepción. Dicho cambio de percepción es la esencia del perdón radical.

El perdón radical es una herramienta sencilla que no exige movilizar mucha inteligencia, disciplina o talento y que te pide expresar una voluntad mínima de estar abierto a la posibilidad de que haya cierta perfección en la situación, aunque ni lo sientas ni creas en ello. Es como una forma de plegaria laica.

Las 5 etapas son:

  1. Contar la historia
  2. Sentir los sentimientos
  3. Soltar nuestro apego por la historia
  4. Replantear la historia
  5. Integrar el cambio

Las 5 etapas no se dan necesariamente en este orden. Normalmente solemos recorrerlas todas o algunas de forma simultánea o ir avanzando y retrocediendo entre una y otra en círculo o en espiral. Aunque te cueste al principio, fíngelo hasta conseguirlo.

perdon radical

1-Contar la historia

Cuenta tu historia como si estuvieras explicando a otra persona lo que ocurrió o está ocurriendo.

No la corrijas ni la recubras con interpretaciones espirituales o psicológicas. Tienes que hacer honor al punto en que te encuentras ahora, aunque sepas que estás en victimilandia.

2-Sentir la pena

Experimentar los sentimientos es la segunda etapa del proceso del perdón y suele aflorar como consecuencia de contar la historia.

Este paso requiere que nos demos permiso para sentir nuestros sentimientos con respecto a la situación dada y sentirlos a fondo. Si intentamos perdonar utilizando un proceso puramente mental, es decir, negando, por ejemplo, que estamos enfadados, tristes o deprimidos, nada ocurrirá.

El cambio de percepción necesario para que se produzca el perdón radical no ocurrirá si primero los sentimientos subyacentes y reprimidos no son liberados.

Lo que resistes persiste.

Es de capital importancia que te permitas experimentar tus sentimientos. No los censures ni los reprimas. Todas las emociones son buenas, salvo cuando las suprimimos.

Cuanto más te permitas sentir el dolor, la tristeza o el miedo que yace bajo tu ira, mejor.

Puedes golpear con todas tus fuerzas un cojín, gritar con el rostro pegado a una almohada,….

Honrando mi propia humanidad

Cuando nos sentimos desconectados de alguien, no podemos amarle. Cuando juzgamos a una persona  ( o a nosotros mismos) y la convertimos en culpable, estamos reteniendo amor.

3-Soltar nuestro apego por la historia

La HISTORIA está donde reside el dolor. Puesto que parece ser la fuente de todo nuestro dolor y malestar, merece la pena orientar los focos sobre nuestra historia  de víctima para comprobar hasta qué punto es real y si aferrarse al dolor se justifica.

Al desmantelar la historia hallamos una oportunidad de aprender la auténtica verdad sobre nosotros mismos y recordar quiénes somos realmente.

Quizá los hechos representen el 5% de la historia total, el resto (el 95%) es pura interpretación. Un sistema de creencias forjado seguramente desde la infancia por una mente muy inmadura y asustada.

Tu yo superior sabe que esas ideas no sólo son creencias, sino que además son altamente nocivas, pero como no puede intervenir directamente porque el Espíritu nos dotó de libre albedrío, atrae a nuestras vidas personas que amorosamente representan papeles en nuestra historia una y otra vez hasta que nos demos cuenta de que nuestra historia no es cierta.

Considera la historia que estés viviendo ahora, la que te causa malestar. Seguramente no es más que una desesperada mixtura de hechos ( lo que ocurrió) y de interpretación ( todos tus pensamientos, juicios, afirmaciones, supuestos y creencias acerca de lo sucedido).

Como un buen investigador, sigue el proceso siguiente:

Haz una lista de hechos a medida que afloran, intentando ser lo más objetivo posible. Numéralos

hechos

Reconoce lo hechos y acéptalos. Quédate sólo con lo que pasó.

Ahora haz una lista con las interpretaciones que has hecho acerca de lo que ocurrió:

interpretaciones

Examina cada pensamiento, creencia, razonamiento, idea o actitud que impusiste sobre los hechos y decláralos todos falsos. Afirma que ninguno de ellos es válido. Reconoce que tan sólo representan una cacofonía mental.

Luego valora la importancia que tienen tus ideas, creencias y actitudes para ti. En una escala del 1 al 100 en la columna de la izquierda cuantifica el apego que piensas tener por cada una de tus interpretaciones y decide cuál de ellas estás dispuesto a soltar y cuáles no.

Sé bueno contigo mismo. No te critiques por seguir apegado a cualquiera de estas ideas, creencias o actitudes o por no querer soltarlas, puede que las tengas desde hace mucho tiempo, de hecho, tal vez definan quien eres. Si las sueltas podrías perder tu identidad. Sé bueno contigo mismo y date tiempo para soltar esas creencias.

4- Replantear la historia

Ver que la historia era perfecta y debería desarrollarse de esa manera.

Vigila los sentimientos de culpa, ira, depresión y crítica que puedes llegar a sentir y dirigir contra ti mismo cuando descubras que creaste tu vida en torno a un sistema de creencias falsas. Por favor, no te maltrates, recuerda que todo tiene un propósito y que Dios- Universo (llámalo como quieras) no comete errores. Utiliza una o varias herramientas del perdón radical para trabajar en perdonarte a ti mismo y ver la perfección en la situación.

Si los hechos confirman que sí ocurrió algo malo; por ejemplo, un asesinato sigue siendo un asesinato, independientemente de la interpretación que hiciste, la plantilla del perdón radical es la mejor herramienta para ayudarte a transformar la energía en torno al suceso.

Cuando nos abrimos a la verdad, el problema casi siempre desaparece pues no hay problemas sino suposiciones erróneas. Esta afirmación también nos emplaza a aceptar la posibilidad de que la situación tenga un propósito y a soltar la necesidad de conocer su cómo y su porqué.

Aquí es donde las personas más intelectuales encuentran las mayores dificultades. Quieren pruebas antes de creer.

No es bueno preguntar por qué las cosas ocurren tal como lo hacen porque equivale a perdir conocer la mente de Dios. Debemos renunciar a nuestra necesidad de saber porqué ( la cual es una pregunta propia de una víctima) y rendirnos ante la idea de que Dios no comete errores y que todo sigue el perfecto orden divino.

No te juzgues por crear una situación

Hónrate como ser maravilloso, creativo y divino con la capacidad para crear tus propias lecciones a lo largo de la senda espiritual, lecciones que al final te llevarán a casa.

5-Integrar el cambio

Tras permitirnos a nosotros mismos aceptar ver la perfección dentro de la situación y hacer que nuestras historias sean de gratitud, es preciso integrar ese cambio a nivel celular. Esto significa integrarlo en los cuerpos físico, mental, emocional y espiritual para que se convierta en parte de quienes somos.

En el libro “El perdón radical” de Colin Tipping se explican algunas técnicas para ayudar a integrar, pero ya con realizar la plantilla estás mostrando tu voluntad de elegir ver la situación-historia de otra manera. Estás abriendo las puertas al perdón radical.

Plantilla del perdón radical

Un instrumento para la verdadera transformación de un agravio

Cada vez que alguien te altere o active emociones negativas, tienes una oportunidad de crecer. Donde antes te habrías quedado succionado por el drama ahora puedes sacar una plantilla, empezar ya el proceso de perdón y conseguir rápidos resultados.

A veces con una plantilla basta, pero si la energía está muy atascada quizá necesites varias. Puede que esto lleve días o incluso meses. Sabrás que habrás alcanzado el punto de perdón según cómo te sientas.

Si te sientes neutral cuando te encuentras de nuevo con la persona, cuando hablas con ella por teléfono o incluso cuando piensas en ella, has llegado en un 90%. Estás en un 100% cuando no sientes más que amor por esa persona.

No hace falta ahondar en el pasado para curar las grandes heridas. Sea quien sea la persona que te altere ahora mismo, representa a todos los que te alteran por la misma razón en el pasado. Entonces, trabaja primero sobre dicha persona aunque te parezca que no es para tanto. Si te altera, sí es para tanto. Bien podría llevarte a lo que realmente importa.

Una “pequeña contrariedad” en el presente es importante, especialmente si la reacción emocional es desproporcionada en relación con la situación o el acontecimiento. El “pequeño acontecimiento” está liberando un volumen superior de energía atascada en torno a un acontecimiento del pasado mucho mayor y no resuelto. Es una oportunidad de oro para resolver un viejo tema aunque no tengas ni idea de cuál es. Basta con que hagas la plantilla acerca del “pequeño acontecimiento” hasta que se disipe la alteración.

Puedes empezar ahora mismo con esa persona o situación que ahora mismo te esté activando emociones negativas.

Coge papel para escribir y utiliza todo el que necesites para anclar totalmente la transformación, pronuncia todo en voz alta. Aquí tienes la plantilla base del perdón radical. 

Fecha: ______/___________/________ Hoja n.º _________
Sujeto: _______________________________(Quién te produce enfado)

I. Contar la historia (FASE 1)

1 . La situación que me altera es: ______________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
(Cuenta la historia completamente desde tu punto de vista de víctima, esto es, desde el viejo paradigma.)

2a. Confrontando a X: estoy molesto/a contigo, ______________,porque______
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________

2b . Debido a lo que hiciste o estás haciendo, Me siento:___________________
(Identifica aquí tus verdaderas emociones)

II. Sentir las emociones (FASE 2)

Honrando mi propia humanidad

3 . Amorosamente reconozco y acepto mis sentimientos y dejo de juzgarlos. Tengo derecho a mis sentimientos.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

4. Mis sentimientos me pertenecen. Nadie puede hacerme sentir nada. Mis sentimientos son un reflejo de cómo yo veo la situación.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

5. Mi malestar era mi señal de que yo estaba reprimiendo amor por mí mismo y por _______________ juzgándolo/a, teniendo expectativas, deseando que _____________ cambiara y viendo a __________ como menos que perfecto.

(Haz una lista aquí de los juicios, las expectativas y los comportamientos que revelan tu deseo que X cambiara.)

III. Colapsando la historia (FASE 3)

6. Ahora me doy cuenta que para sentir la experiencia de una forma más profunda, mi alma me ha animado a inflar la historia en torno al evento o la situación, más de lo que parece indicar si considero sólo los hechos.
Ahora que esta meta ha sido alcanzada, puedo liberar la energía que rodea mi historia separando los hechos de las interpretaciones que he hecho.

(Haz una lista de las interpretaciones e indica el nivel de emoción y apego que te supone cada interpretación en este momento.)

tablapr

7. Las convicciones negativas profundas que saque de la historia o que la dirigieron (marca las que procedan) son:

☐ Nunca seré suficiente.
☐ Ser yo mismo es peligroso.
☐ Siempre me sirven el último o me pasan por alto.
☐ Siempre me abandonan.
☐ Decir lo que pienso es peligroso.
☐ Tendría que haber nacido chico/chica.
☐ Por mucho que me esfuerce, nunca es suficiente
☐ La vida no es justa.
☐ No es bueno ser poderoso/tener éxito/ser extrovertido.
☐ No valgo nada.
☐ No tengo mérito.
☐ Debo obedecer o sufrir.
☐ Otros son más importantes que yo.
☐ Estoy solo.
☐ Nadie me amará.
☐ Soy imposible de amar.
☐ Nadie está disponible para mí.
☐ Otras:_________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________

Abriéndonos ahora a un nuevo planteamiento
8. Ahora me doy cuenta de que mi alma me animó a crear esas convicciones para magnificar mi sensación de separación y así sentirla más profundamente en beneficio de mi crecimiento espiritual. Ahora que empiezo a recordar la verdad de quién soy, me doy permiso para soltarlas y mando amor y gratitud a mí mismo y a ______________________ por crear esta experiencia de crecimiento.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

Detectando un patrón y viendo la perfección que contiene.
9. Reconozco que mi inteligencia espiritual ha creado historias en el pasado similares a la presente en cuanto a circunstancias y emociones con objeto de magnificar la emoción de separación que mi alma deseaba experimentar. Ahora lo veo como una evidencia de que aunque no sepa por qué ni cómo, mi alma creó esa situación para que yo aprenda y crezca.
(Haz una lista de historias similares y experiencias emocionales, como en 2b, y coteja los elementos comunes.)

IV. Hacia el nuevo planteamiento 

10. Ahora me doy cuenta de que me disgusto sólo cuando alguien activa en mí aquello que no he reconocido, que he negado o reprimido y luego he proyectado en él/ella. Ahora veo que es cierta la frase «Cuando lo ves lo tienes!«. ¡Soy yo en el espejo!

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

11. __________________ está reflejando lo que yo necesito amar y aceptar en mí. Gracias, _________________, por ese regalo. Ahora estoy dispuesto a recuperar la proyección y asumirla como parte de mi sombra. Amo y acepto esa parte de mí.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

12. Aunque no lo entienda del todo, ahora me doy cuenta de que tú y yo hemos recibido exactamente lo que ambos elegimos de forma subconsciente y que hemos estado bailando una danza juntos para llegar a un estado de despertar de la conciencia.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

13. Ahora me doy cuenta de que lo que tú, ……………………………………, has hecho no es ni bueno ni malo. Ahora soy capaz de soltar la necesidad de condenarte a ti o a otros. Suelto la necesidad de tener razón sobre este asunto y estoy dispuesto a ver la perfección en la situación tal como es.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

14. Estoy dispuesto a considerar que, por la razón que sea, mi misión o contrato del alma incluía tener experiencias como éstas y que tú y yo acordamos bailar esta danza juntos en esta vida. Y que todo fuera para el bien supremo de ambos. Ahora te libero y me libero de ese contrato.

Me siento:
☐ Dispuesto  ☐ Abierto  ☐ Escéptico  ☐ No dispuesto

15. Libero de mi conciencia todos los sentimientos de (véase 2b):

V. Plantear de nuevo la situación (FASE 4) 

Afirmación del nuevo planteamiento

16. La historia en la casilla 1 era tu historia de víctima, basada en el viejo paradigma de realidad (conciencia de víctima). Ahora, intenta llegar a una percepción distinta del mismo acontecimiento (nuevo planteamiento) desde tu nueva perspectiva y tu posición de poder, basándote en las revelaciones adquiridas a lo largo de la plantilla.

(Puede ser una afirmación general para indicar que sabes que todo es perfecto o describir elementos específicos de tu situación si consigues ver en qué consiste dicha perfección. A menudo no la podrás ver. Ten cuidado con que el nuevo planteamiento no esté basado en premisas del mundo de la humanidad. Anota cualquier variación positiva en tu tono emocional.)

VI. Integrando el cambio (FASE 5)

17. Me perdono totalmente, a mí, ________________ y me acepto como ser amoroso, generoso y creativo. Suelto toda necesidad de aferrarme a mis emociones e ideas de insuficiencia y limitación conectadas con el pasado. Rescato mi energía del pasado y quito todas las barreras contra el amor y la abundancia que son míos ahora. Soy creador de mi vida y, de nuevo, tengo el poder de ser yo mismo, de amarme y apoyarme incondicionalmente tal como soy: poderoso y magnífico.

18. Ahora me entrego al poder superior que nombro _________________ y confío en el conocimiento de que esta situación seguirá desplegándose perfectamente y de acuerdo con la orientación divina y las leyes espirituales. Reconozco mi unicidad. Soy restaurado en mi verdadera naturaleza que es amor y ahora restauro amor a __________________________. Cierro los ojos para sentir el amor que fluye en mi vida y el gozo que produce el amor sentido y expresado.

19. Nota de aprecio y gratitud para ti, ___________________después de haber hecho esta plantilla, yo, ____________________, te perdono totalmente, _______________________, porque ahora me doy cuenta de que no hiciste nada malo y que todo sigue el orden divino. Te bendigo por estar dispuesto a representar tu papel en mi despertar, gracias, y me honro por estar dispuesta a desempeñar un papel en el tuyo. Te reconozco y acepto tal como eres.

20. Nota para mí mismo: Reconozco que soy un ser espiritual que está teniendo una experiencia espiritual en un cuerpo humano. Me quiero y me apoyo en todos los aspectos de mi humanidad.


Extracto del libro “El perdón radical” de Colin Tipping 

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar