El perdón express en 4 pasos

El perdón express en 4 pasos

Extracto del libro: “El perdón radical” de Colin Tipping

El perdón express en 4 pasos es una fórmula rápida si estás ya un poco familiarizado/a con los conceptos del Perdón Radical.

Cuando algo ocurre y nos sentimos alterados es fácil olvidar todo lo que sabemos sobre el perdón radical. Hasta que sus principios queden firmemente anclados en nuestras mentes, en cuanto un disgusto produzca turbulencias emocionales, nuestra tendencia siempre será activar por defecto la conciencia de víctima. El problema es que, una vez ahí, tendemos a quedarnos bloqueados muchísimo tiempo. Sin la perspectiva del perdón radical probablemente te quedarías allí durante años.

Por lo tanto, en cuanto notes que te invade un malestar por algo, incluso cuando te sorprendas emitiendo juicios, sintiéndote en lo cierto o deseoso de cambiar algo en una situación dada, aplica ese proceso para volver a alinear tu estado de conciencia con los principios del perdón radical.

4-pasos-perdon

Paso uno: «¡Mira lo que he creado!»

Este primer paso nos recuerda que somos los creadores de nuestra realidad. Lo cierto es que creamos circunstancias a favor de nuestra propia sanación; por lo tanto, no asumas culpabilidad por lo que pase. Como somos muy propensos a juzgar, a menudo utilizamos este paso como medio para auto-flagelarnos. Pensamos: «¡Mira lo que he creado! Es terrible. Tengo que ser un persona horrible, ¡una anomalía espiritual!». Te lo ruego, no caigas en esa trampa, porque si lo haces, te estás estafando a ti mismo.

Paso dos: «Percibo mis juicios y me quiero por tenerlos»

Este paso reconoce que, como humanos, enseguida ligamos una larga coletilla de juicios, interpretaciones, preguntas y creencias a cualquier situación. Nuestra tarea consiste en aceptar la imperfección de nuestra propia humanidad y amarnos a nosotros mismos por tener esos juicios, incluido el que afirma que, sin duda, debemos de ser un fracaso espiritual por crear esa realidad. Nuestros juicios forman parte de nosotros, así que debemos amarlos como a nosotros mismos. Esto nos conecta con lo que realmente está ocurriendo en nuestro cuerpo y nuestra mente, y nos guía hacia el presente mediante nuestros sentimientos. Entonces nuestra energía se transforma rápidamente y nos permite seguir con los pasos tres y cuatro del proceso.

Paso tres: «Estoy dispuesto a ver la perfección en la situación»

El paso de la voluntad es esencial en el proceso del perdón radical. Equivale a entregarse al plan divino en un momento de oración y a estar dispuestos a amarnos a nosotros mismos aunque no seamos capaces de ver directamente ese plan.

Paso cuatro: «Elijo el poder de la paz»

Este paso es una consecuencia de todos los anteriores. Al aceptar que el propósito divino queda servido por la situación y que lo que parece ocurrir puede ser ilusorio, elegimos sentir paz y utilizar el poder de la paz en cualquier acción que realicemos. Hallamos el poder de la paz cuando estamos totalmente presentes en el momento, actuando con lucidez, concentrados en hacer lo que sea preciso y siendo plenamente conscientes de nuestros sentimientos. Practica los cuatro pasos tan a menudo como te sea posible. Conviértelos en una parte de tu conciencia. Esto te proporciona un medio para estar en el momento presente a lo largo del día.

Para ayudarte a convertir ese proceso en una práctica habitual es una buena idea copiar los pasos en una cartulina con formato de tarjeta de visita y llevarlos en la cartera o en el bolso, o pegarlos en la puerta de la nevera.

También puedes consultar la plantilla entera del perdón en 4 pasos en este enlace

Extracto del libro: “El perdón radical” de Colin Tipping

Deja un comentario